Pasos prácticos - Responsabilidades y Toma de Decisiones

¿Qué son las responsabilidades?

A medida que envejecemos y nos convertimos en adultos, comenzamos a tener más opciones sobre dónde queremos ir, qué queremos hacer y cómo queremos vivir nuestras vidas. Pero también se espera que seamos más independientes y hagamos más cosas por nosotros mismos. Estos comportamientos esperados se llaman responsabilidades

Mis responsabilidades como adulto

Habrá muchas nuevas responsabilidades que asumir a medida que te preparas para dejar la escuela. Estas responsabilidades incluyen:

Cuidar de tu propio espacio y artículos

Ya sea viviendo solo, con tu familia o con amigos, tendrás que ordenar tu hogar y poner cuidadosamente las cosas en su sitio. Mantener un hogar ordenado y cuidar de tus propios artículos te ayudarán a asegurarte que las cosas no se pierdan y no se rompan.

Estás cuidando de tu hogar cuando:

  • Pones las cosas en su sitio
  • Cocinas y limpias después
  • Compras y guardas la compra
  • Limpias y guardas la ropa
  • Sacas la basura y reciclas
  • Das de comer a las mascotas

Gestionar tu dinero

Tendrás que asegurarte que el dinero que recibes cada semana, o cada mes, es suficiente para cubrir los gastos más importantes. Tomar buenas decisiones sobre cómo gastar tu dinero significa que tendrás las cosas que realmente necesitas para vivir, como la vivienda, la comida y para que tengas para los gastos de la casa: luz, servicio telefónico y calefacción en el hogar.

Hablaremos mucho más sobre la gestión del dinero en la siguiente sección.

Gestionando tu tiempo

Cuando eras niño y adolescente, gran parte de tu tiempo lo habrás pasado en la escuela y tu tiempo en casa probablemente a menudo estaba programado para ti. Es posible que tus padres u otro adulto te hayan ayudado a planificar las visitas con amigos, se aseguraron de que llegaras al cine a tiempo y hayan organizado citas como ir al médico.

Como adulto, tendrás que asumir más responsabilidad en la planificación de tu calendario y horario diario. Tendrás más opciones sobre qué hacer en tu tiempo libre, pero también tendrás que planear el tiempo para hacer las cosas que hay que hacer; como trabajar, estudiar o las tareas.

Tratar a las personas con respeto

El respeto es una parte importante para llevarse bien con los demás, tener amigos y otras relaciones. Cuando respetas a las personas y las tratas bien, se sienten seguras y felices de estar a tu alrededor.

Podemos mostrar respeto:

  • Escuchando a los demás cuando hablan
  • No causando daño intencionalmente
  • Ayudando a los demás
  • No usando o tomando las cosas de otras personas sin permiso
  • Manteniendo los espacios ordenados y limpios
  • Usando palabras amables y reflexivas
  • Haciendo lo que dijiste que harías

Ser un buen ciudadano y obedecer la ley

Como adulto, también tenemos responsabilidades con todas las personas que nos rodean, incluyendo aquellas que no conocemos, pero viven cerca de nosotros. Estas son responsabilidades muy importantes, llamadas leyes y están ahí para asegurarte que todos estamos seguros y bien. Violar una ley puede meterte en problemas con la policía o con los guardias.

Hay muchísimas leyes, pero algunas de las más importantes para recordar son:    

  • No dañes a nadie
  • No amenaces con dañar a nadie
  • No robes
  • No conduzcas sin licencia
  • No obligues a nadie a hacer algo que no quiera hacer

Muchas personas usan ordenadores, tabletas y teléfonos inteligentes para mantenerse en contacto y compartir imágenes e información. Es importante recordar que también hay leyes sobre lo que hacemos y decimos en línea y en los textos. Por ejemplo, no debes:

  • Amenazar con causar daño físico a los demás
  • Publicar comentarios que causen daño emocional
  • Compartir imágenes inapropiadas
  • Utilizar ordenadores para acceder a ciertos tipos de información

Puedes encontrar más información sobre cómo utilizar los dispositivos e Internet de forma segura aquí.

Toma de Decisiones 

Como adulto, tendrás la libertad de tomar muchas decisiones importantes. Esto es muy emocionante, pero también es una responsabilidad muy grande porque algunas de estas decisiones pueden tener un impacto muy grande en tu vida.

Decisiones Pequeñas o Menores

Todos los días, tomarás decisiones sobre cosas que probablemente no harán una gran diferencia en tu vida. Esto podría incluir: 

  • qué ropa llevar
  • qué hacer para la cena
  • qué película ver en el cine
  • dónde hacer la compra

Decisiones grandes o mayores

Las grandes decisiones son las que impactan en muchas partes diferentes de tu vida y se quedarán contigo durante mucho tiempo. Las decisiones grandes pueden incluir:

  • donde vivir
  • sí empezar a estudiar más o buscar trabajo
  • hacer una gran compra (por ejemplo, ordenador, o tal vez incluso un coche)
  • comenzar o terminar una relación romántica

Tomar grandes decisiones

Siempre esperamos mantenernos contentos con las decisiones que tomamos, pero a veces las decisiones que tomamos pueden tener efectos no deseados o dañinos. Por lo tanto, es importante pensar bien en estas grandes decisiones y recibir ayuda cuando la necesitamos de personas en las que confiamos.

Al tomar decisiones importantes, puede ser útil:

  1. Hacer una lista de todas las opciones que se te ocurran
  2. Para cada opción, hacer una lista de todas las posibles razones por las que podría ser una buena idea. ¿Qué cosas buenas podrían pasar si tomas esa decisión?
  3. Para cada opción, hacer una lista de todas las posibles razones por las que podría no ser una buena idea. ¿Qué cosas malas o negativas podrían pasar si tomas esa decisión?
  4. Revisar todos los efectos posibles. Piensa lo que es más importante para ti y decide estar bien si pasan las posibles cosas malas. Recuerda, esto no significa que las cosas malas van a suceder, sólo necesitas estar bien sí ocurren

También puede ser muy útil hablar con la familia, amigos u otros adultos de confianza que conozcas bien. Pero nunca deberías sentir que alguien está tratando de persuadirte o intimidarte para tomar una cierta decisión. Recuerda, TU debes sentirte bien con la decisión.  

Además, sepa que está bien cambiar de opinión.

Recurso: Hoja de toma de decisiones, hoja sobre el reconocimiento de malas influencias.

Establecer metas

A veces, las decisiones grandes o importantes pueden requerir tiempo o muchos pasos para realmente hacerse realidad, por lo que puede ser muy útil establecer una meta y hacer un plan. Un objetivo es sólo una declaración (afirmación) clara de algo que quieres hacer o lograr.

Por ejemplo, si decides que quieres estar más saludable y sentirte mejor, podrías establecer metas como:

  • Dormir de 7 a 9 horas cada noche
  • Beber 8 vasos de agua cada día
  • Hacer ejercicio de 3-5 días por semana

Otros objetivos pueden requerir mucho más pensamiento y planificación.  Por ejemplo, puedes decidir qué quieres conseguir un trabajo en un restaurante. Por lo tanto, tu objetivo a largo plazo es ‘conseguir un empleo remunerado trabajando al menos 20 horas por semana en un restaurante’.

Pero conseguir un trabajo implica muchas habilidades y comportamientos diferentes.  Tendrás que:

  • Decidir qué rol deseas o qué te conviene mejor (por ejemplo, cocinar, limpiar, interactuar con los clientes)
  • Tener las habilidades necesarias para hacer el trabajo (por ejemplo, cocinar, lavar platos, saber cómo operar con seguridad cualquier equipo)
  • Hacer solicitudes completas y entrevistas de trabajo
  • Llevarse bien con los demás en el lugar de trabajo
  • Ir y volver del trabajo

Cuando miras esta lista, es posible que te des cuenta que necesitas establecer otras metas más inmediatas relacionadas con la ida y vuelta o el aprendizaje de habilidades relacionadas con el trabajo. 

Cuando te tomas tu tiempo para hacer un plan, te ayuda a lograr metas a corto plazo y en este momento. Si sólo pensamos en el objetivo final, a veces puedes sentir que nunca va a ocurrir.  Si lo desglosamos en pasos más pequeños o metas a corto plazo, puede ayudarnos a mantenernos positivos y seguir adelante hasta llegar a nuestro objetivo final.

También puede ser muy útil hablar con familiares, amigos u otros adultos de confianza, que conozcamos bien.

Recursos: Hoja de cálculo de establecimiento de metas, Hoja de cálculo de ejemplo de seguimiento de metas